Fundación Maccioni

Conoce aquí nuestros productos:

Los aportes del Dr. Ricardo Maccioni en el tratamiento del Alzheimer y la formación de nuevas generaciones

El destacado neurocientífico, egresado de la Universidad de Chile, es conocido mundialmente por plantear –en su Teoría Unificada de la Neuroinmunomodulación- que el Alzheimer es causado por una modificación de la proteína TAU. A partir de esta investigación, se encuentra desarrollando nuevas tecnologías para el esperado abordaje preventivo de esta enfermedad. Por estas contribuciones, el también académico de las facultades de Ciencias y Medicina es considerado un referente a nivel internacional. “Yo soy el resultado de la educación pública. Yo no sería lo que he llegado a ser si no hubiese sido por La Chile”, comenta a Alumni el bioquímico.

El Dr. Ricardo Maccioni fue uno de los primeros científicos en plantear que el Alzheimer es causado por una modificación de la proteína TAU. Por esta contribución, y el desarrollo de innovadoras tecnologías, se posiciona como un referente a nivel internacional.

Cada vez que menciona a la Universidad de Chile, el académico se llena de orgullo, sobre todo cuando habla de la decena de científicos que ha formado en la Casa de Bello, que actualmente lideran importantes proyectos en diversos países del mundo.

Ha dedicado más de 50 años de su vida a estudiar el Alzheimer y a buscar una cura para esta compleja enfermedad que afecta a 55 millones de personas en el mundo, según la OMS. En 1971, escuchó hablar por primera vez de esta patología en el Programa de Neurociencias de la Universidad de Nueva York.

Al enterarse que se sabía muy poco de esta afección -solo que el neuropsiquiatra alemán Alois Alzheimer la descubrió en 1906 y que observó que se formaban marañas (enredos) de proteína en el cerebro de los pacientes- Ricardo Maccioni, egresado de Universidad de Chile, se propuso estudiarla desde el punto de vista de las neuronas. Después de varios años de investigación, planteó junto a un grupo de científicos la Teoría Unificada de la Neuroinmunomodulación, que explica que la proteína TAU bajo ciertas condiciones sufre una modificación en su estructura y comienza a producir ovillos que causan la muerte neuronal y el desarrollo del Alzheimer.

El bioquímico de la Universidad de Chile fue uno de los primeros científicos en postular esta hipótesis que ha permitido notables avances en el diagnóstico y tratamiento de esta enfermedad. Gracias a esta contribución y al desarrollo de innovadoras tecnologías, ha recibido importantes galardones a nivel internacional, como EMBO Señor Award, Milheim Award for Medical Research y Alzheimer´s Award. Además, en los últimos años también lo han postulado al Premio Nobel de Medicina.

La génesis del Alzheimer

En 1974, el académico de las facultades de Ciencias y Medicina se dio cuenta que las marañas -especie de enredos, de red- que se forman en el cerebro de los pacientes con Alzheimer son producidas por la proteína TAU. Este importante hallazgo lo realizó mientras investigaba los microtúbulos, estructuras que están dentro de las neuronas y que, entre otras funciones, se encargan de la transmisión sináptica de la información.

“Encontramos que había una proteína que formaba estos microtúbulos. Luego, nos dimos cuenta que cuando separabas esta proteína tubulina (TAU), había siempre una banda. Finalmente, separé esa banda y logré armar hermosos microtúbulos. Quería decir que era una proteína funcional, su misión era ayudar a que se formen los microtúbulos”, afirmó.

Esta investigación le ayudó a descifrar parte del enigma, pero le quedaba una gran interrogante por responder: ¿por qué la proteína TAU produce estos ovillos en el cerebro? Para contestar esta pregunta, desarrolló la Teoría Unificada de la Neuroinmunomodulación, que le significó 30 años de trabajo.

“Tuvimos que ir etapa por etapa. Demostramos que el mecanismo de fosforilación le producía un cambio conformacional a la proteína TAU, o sea, la estructura en el espacio de la proteína cambiaba, si tenía una forma alargada se ponía más redonda, por dar un ejemplo más simple. Una vez que se genera esa modificación, la proteína TAU empieza a autoagregarse (unirse, enredarse). Hace poco demostramos que todas las enfermedades neurodegenerativas, el Parkinson, la esclerosis lateral amiotrófica, la parálisis cerebral progresiva, se deben a mecanismos de agregación patológica de proteínas”, señaló.

Pasaron varias décadas para que la comunidad científica reconociera que la teoría de la proteína TAU era correcta. Muchos investigadores se inclinaban por la hipótesis de la amiloide, que planteaba que el Alzheimer es causado por péptidos que secretan las neuronas que se instalan fuera de estas. De hecho, la industria farmacéutica invirtió grandes sumas de dinero en medicamentos dirigidos a controlar el amiloide.

La enfermedad del Alzheimer ha sido mal abordada durante más de 30 años. El propio autor de la teoría del amiloide vino a Chile hace unos diez años a un simposio que realicé en Reñaca, y dijo: ‘nos damos por vencidos. La teoría del amiloide no funciona y, por lo tanto, da cabida a la teoría de la proteína TAU’”, indicó.

Esta investigación del Dr. Ricardo Maccioni sobre la causa del Alzheimer está publicada en la revista Neuroimmunomodulation.

Detectar el Alzheimer anticipadamente

Después de una exitosa carrera de 18 años en Estados Unidos, el destacado neurocientífico lo dejó todo y regresó a su tierra natal, porque sus hijos querían vivir en Chile. Al comenzar esta nueva etapa, se propuso realizar en el país la misma calidad de investigación que en la Universidad de Colorado, y lo ha conseguido. En los años dos mil desarrolló una tecnología de detección del Alzheimer basada en la punción lumbar, único método aprobado por la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos).

“Logramos identificar que en el líquido cefalorraquídeo había una variante TAU alterada. Ese método lo publicamos nosotros (Archives of Medical Research), pero no lo patenté. Todos señalan como un gran logro mío no comercializarlo y haberlo entregado a la humanidad. Perdimos en lo económico, pero ganamos en cuanto a que hicimos un aporte universal, que en el fondo es más importante. Yo antepongo siempre lo humano por sobre el manejo de la economía”, manifestó.

En 2021, el Dr. Maccioni y su equipo creó Alz-Tau®, un test que detectaría el Alzheimer anticipadamente. A diferencia de la punción lumbar, este examen no sería invasivo. Para realizarlo bastaría con tomar una muestra de sangre y analizar el contenido de las plaquetas, partículas donde el bioquímico encontró una variante de la proteína TAU. La revista Journal of Alzheimer’s Disease publicó un artículo sobre este innovador método.

El Alzheimer es un proceso que toma años. En una persona de 60 empezó a los 30, pero no lo puedes pesquisar, porque no hay métodos tan sensibles que detecten pequeños cambios moleculares muy sutiles en el cerebro. Nosotros, evidentemente, no lo podríamos detectar a los 30, pero sí a los 50, cuando la persona está normal, va al médico, y este le dice: usted no tiene deterioro cognitivo, pero tiene cierto riesgo, ¿cuál? Esa TAU pasa de 1.2, límite que nosotros nos hemos fijado para decir que está normal. Esa información es importante para que esa persona empiece a cambiar el estilo de vida, factor que representa el 60% del riesgo, y la genética el 40%”, precisó.

El método ha tenido buena acogida a nivel internacional. Varios países lo están solicitando. De hecho, en Suecia ya lo utilizan. “La importancia del marcador es la prevención. Con eso estamos haciendo un aporte a la humanidad enorme, porque si frenamos la aparición de la enfermedad con los métodos de prevención vamos a frenar la incidencia”, destacó el egresado y director del Centro Internacional de Biomedicina (ICC).

Cápsulas que mejoran el rendimiento cognitivo

Otro de los grandes aportes del Dr. Maccioni es la creación del nutracéutico BrainUp-10, un compuesto natural elaborado a base de Vitamina B y un fitocomplejo orgánico llamado “Shilajit Andino”, que se extrae de una planta que crece en el norte de Chile. Este innovador producto tiene propiedades que bloquean la producción de ovillos de la proteína TAU.

Se demostró con ensayos clínicos que si la persona toma estas cápsulas, que tienen cierto contenido natural, no es una droga, mejora ostensiblemente su rendimiento cognitivo hasta un 60%. Ahí tuvimos un gran apoyo de un mega proyecto de la Corfo para un ensayo carísimo. Estamos hablando que vale fácilmente 10 millones de dólares en un número grande de pacientes. Es uno de los pocos productos naturales que tiene ese nivel de ensayos clínicos”, resaltó.

Las revistas Journal of Alzheimer’s Disease y Pharmaceuticals dieron a conocer este fármaco.

Apoyo psicosocial a pacientes

El bioquímico egresado de la Universidad de Chile fue más allá en su compromiso de ayudar a la gente afectada por el Alzheimer. Hace cuatro años, aproximadamente, creó la fundación que lleva su nombre. La institución sin fines de lucro entrega medicamentos y tecnologías a pacientes de comunas vulnerables, capacita a cuidadores de personas que padecen esta enfermedad y contribuye con innovadoras investigaciones.

“La ayuda psicosocial es lo que más me han premiado en el extranjero, porque es único que un científico, que sigue trabajando intensamente en el laboratorio, salga y se conecte con la gente. La reina de Suecia, que tiene una fundación parecida, pero con muchos más años de experiencia, ha reconocido abiertamente que lo nuestro es una experiencia sensacional”, expresó.

Pensar en grande

En el marco del mes del Alzheimer, el Dr. Ricardo Maccioni realizará, con apoyo de la fundación y del Centro Internacional de Biomedicina (ICC), dos entrevistas presenciales a talentosos jóvenes chilenos para motivarlos y entregarles herramientas que les ayuden a construir una carrera exitosa. Los estudiantes y egresados(as) de la Casa de Bello que quieran participar en este proyecto deben enviar un mail a  caroquirozprades@gmail.com con una reseña biográfica. El 28 de septiembre cierra el plazo para postular.

 

A través de la fundación, estoy trabajando con jóvenes y les imprimo esa mentalidad positiva. Creerse el cuento, le llamo yo. Pensemos en grande, por qué vamos a pensar que estamos en Chile, un país chico, sin muchos recursos. Pensemos que podemos lograr grandes metas. Es posible. En mi laboratorio, todos usamos una polera que dice “Pensar en grande”. No entra nadie a mi grupo de investigación si no se cree el cuento. El tema es que piensan tan grande que me superan y yo feliz que sean mejores que yo”, comentó.

Rol público

Cada vez que menciona a la Universidad de Chile, el académico se llena de orgullo, sobre todo cuando habla de la decena de científicos que ha formado en la Casa de Bello, que actualmente lideran importantes proyectos en diversos países del mundo.

Yo soy el resultado de la educación pública. Yo no sería lo que he llegado a ser si no hubiese sido por La Chile. Como docente, me han dado la medalla de 50 años de trabajo en la Universidad. Primero ingresé como profesor ayudante en la Facultad de Medicina y después pasé a ser Profesor Titular. Todo eso me ha permitido hacer una carrera de muchos años y un aporte para la Universidad, porque esta se debe un poco al prestigio, a las publicaciones. En los rankings de los investigadores más citados en Chile, yo estoy siempre entre los diez más altos. La razón es que publicamos en muy buenas revistas y son papers que marcan una época, que van a producir un impacto en una nueva tecnología”, mencionó.  

¿Será posible encontrar algún día una cura para el Alzheimer?

Después de más de 50 años liderando investigaciones sobre el Alzheimer, el Dr. Maccioni mira con esperanza el futuro. Para él, los avances que se han realizado en las últimas décadas en el diagnóstico y tratamiento de esta compleja enfermedad son clave. Por lo mismo, no descarta que algún día se pueda encontrar una cura.

“Nosotros planteamos la teoría multitarget. Dice que jamás vas a curar el Alzheimer generando una droga que vaya a controlar un sitio en el cerebro que esta defectuoso en las personas. Se necesita controlar varias alteraciones al mismo tiempo, porque no se debe a un solo factor. Las cápsulas BrainUp-10 actúan de manera multitarget, van a diferentes partes del cerebro. Entonces, en estos momentos, estamos en la etapa de poder mitigar los trastornos cognitivos. Si bien la persona podría tardíamente tener un Alzheimer, por lo menos se va a mantener bien durante mucho tiempo de su vida. Pero no excluye la posibilidad de que, en el futuro próximo, de aquí a no antes de diez años, tengamos una cura más definitiva para la enfermedad”, concluyó.

 

Cuestionario Alumni

El egresado de la Universidad de Chile respondió el Cuestionario Alumni, un set de preguntas breves realizadas con el objetivo de conocerlo un poco más.

Un libro importante en su vida: “Un puente para dos miradas”, de Francisco Varela

Canción favorita: “Amada mía”, de José Luis Perales

Una película que recomendaría: “Los puentes de Madison”, de Clint Eastwood

¿Con qué personaje histórico le hubiera gustado conversar? Albert Einstein (pertenecemos los dos a la academia Sigma Xi)

Un sueño por cumplir: Encontrar la cura para la enfermedad de Alzheimer

Carmen Gloria Moraga

Publicado el jueves 28 de septiembre de 2023

Contáctanos

+569 62383880 contacto@fundacionmaccioni.com

Redes Sociales

DONAR PARA LA FUNDACION RICARDO BENJAMIN MACCIONI

Ayuda al diagnóstico temprano y el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer, así como los aspectos biológicos derivados de ésta.

FUNDACION RICARDO BENJAMIN MACCIONI
RUT 65182613-6
Cuenta corriente 0221422979
Banco Itau
contacto@fundacionmaccioni.com